miércoles, 18 de julio de 2012

Jódase usted "señor" Rajoy


Usted y toda su camarilla de delincuentes



"Tenemos que decidir entre un mal y un mal peor" Mariano Rajoy"

"Los funcionarios saben mejor que nadie que no hay dinero en las arcas públicas y que su sueldo depende de los impuestos", Cristóbal Montoro,  ministro de Hacienda.
(No, si ahora resultarà que la culpa es de los parados y los funcionarios)



Desde que comenzó la crisis sólo escuchamos frases de acusación. Ya con los socialistas nos hacían pensar que todo lo que pasaba es que los españoles habíamos estirado más el brazo que la manga y por eso se acabaron los buenos tiempos y se aplicaron los primeros recortes que en cierto modo admitimos mal pero los admitimos como un mal necesario.

Aplicación de los recorte, ¿o no?
Ahora con Rajoy (por cierto, un "Sr." al que no ha votado nadie y salió por mayoría absoluta ¿?), la cosa se ha llevado al extremo. Ya no son recortes, ahora podemos llamarlos directamente atracos a mano armada a plena luz y con alevosía o, simple y llanamente podemos llamarle golpe terrorista contra la población en general, pero siempre con el cuidado de que aquella minoría que está en posesión del dinero y por tanto en posesión del poder, directa o indirectamente, a través del propio poder que les da el dinero o mediante la ocupación de los puestos públicos de control (Gobierno, bancos e instituciones estatales), no se vea afectada por la avalancha que ellos mismos han provocado.

No nos engañemos, Rajoy y su gobierno no son más que parte interesada o titellas, pero al fin y al cabo la parte activa que protege los intereses de unos cuantos, y si para ello se ha de asaltar a la población, pues eso, se le asalta y se acabó.  Luego vienen las justificaciones.

Primero, y obviando que ellos mismos fueron los que promovieron ese modelo económico, es la acusación general de que hemos sido unos inconscientes malgastadores, unos insensatos. Después, y viendo que era necesario justificar golpes mucho más duros, viene la estrategia de criminalizar y culpabilizar a sectores concretos de la población como es el caso de los parados, esos "vagos" que "no quieren buscar trabajo", y de los funcionarios, haciendo ver de estos últimos que además de ser demasiados trabajan poco, cobran mucho y son los culpables de que se les tenga que vaciar el bolsillo a los ciudadanos de a pie.  Es la vulgar aplicación del divide y vencerás.

El PP aplaude el bombazo a la línea de flotación del país
Con la subida de los tramos del IRPF y la subida del IVA, ya han asestado el golpe definitivo.  Los muy desgraciados al estar descapitalizando a la mayoría de la población están hundiendo el país y aún tienen la desvergüenza de echarnos la culpa a nosotros. ¿No se dan cuenta que al descapitalizar a la mayoría de la población, el comercio se va literalmente a la mierda y con él la poca industria propia que nos queda? ¿No se dan cuenta, o es algo perfectamente orquestado?

Nos quieren hacer ver que no hay otra forma de gobernar.  Si que la hay. Eliminen Uds. el Senado, reduzcan el número de congresistas, quiten los coches oficiales, pónganse dietas normales como las de cualquier trabajador, quiten las tarjetas de crédito con cargo al estado, viajen en clase turista (van a llegar igual), reduzcan el número de concejales y pónganles un sueldo justo, quiten a toda esa jauría de cargos públicos (consejeros, técnicos etc.) que tan sólo sirven para colocar a familiares y amigos con sueldos extraordinarios, etc, etc, etc. Y algo más, que los ladrones que Vd. ampara (Camps, Correa, Rato, ... y un largo etc.) que Vd. conoce muy bien, devuelvan el dinero que han robado de las arcas públicas.

Si "Sr." Rajoy, hay otra forma de gobernar. Y SÍ, se puede decidir entre "un mal" y lo que es justo: acabar con la delincuencia organizada. Pero para esto no le veo a Vd. ni capaz ni con la mínima vocació de hacerlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada